fbpx

Toda mi vida he sido una impulsora de los derechos de la mujer para obtener justicia y equidad en una sociedad tradicionalmente patriarcal. Como presidenta del Senado lideré la creación de la Bancada de Mujeres; así también fui autora y ponente de la Ley 1257 que previene y sanciona la violencia contra la mujer y las leyes que promueven la equidad de género

Como cada año en marzo se conmemora el mes de la mujer, una fecha que más que para celebrar es una oportunidad para tomarle el pulso a los avances y los retos que tenemos las mujeres actualmente en la sociedad. Si bien es innegable que hemos logrado algunas conquistas y reivindicaciones sociales y políticas, también es cierto que aún en la práctica el concepto de equidad de género es una tarea pendiente tanto en el plano mundial como en el nacional.

Las estadísticas no mienten. Por ejemplo, de acuerdo con un informe de la Unión Interparlamentaria (UIP) y ONU Mujeres, en el 2021 solo el 6,7% de los jefes de Gobierno de 193 países pertenecían al género femenino. Y en América Latina, según la Cepal, las mujeres participan en gabinetes ministeriales solo en un 28,5%. Para completar este panorama, según el Banco Mundial las mujeres en Latinoamérica y el Caribe tienen 20% menos de los derechos legales otorgados a los hombres.

Entre tanto, en Colombia las mujeres devengamos hasta un 36% menos que los hombres según un estudio de la Federación Colombiana de Gestión Humana (Acrip). Y el Dane informó que para enero de este año la tasa de desempleo de los hombres fue del 11,2% mientras que para las mujeres fue de 19,4 es decir, que la brecha laboral es del 8,2%.

Otro factor que afecta la realidad de la mujer es la violencia de género. De acuerdo con Medicina Legal en los últimos años la violencia intrafamiliar ha aumentado un 10%. En lo que va corrido del 2022 más de 2.100 mujeres han sido víctimas de su pareja y se ha reportado un promedio de 6 feminicidios.

Todos estos fenómenos que generan brechas y discriminación no sólo afectan a las mujeres, sino que tienen un impacto social y económico para el país toda vez que representamos el 51,2% total de la población, por lo que somos un elemento fundamental si se quiere impulsar el desarrollo en Colombia.

Toda mi vida he sido una impulsora de los derechos de la mujer para obtener justicia y equidad en una sociedad tradicionalmente patriarcal. Como presidenta del Senado lideré la creación de la Bancada de Mujeres; así también fui autora y ponente de la Ley 1257 que previene y sanciona la violencia contra la mujer y las leyes que promueven la equidad de género.

En medio de esa apuesta por abrir espacios para nuestra participación política, fui la primera mujer en ser Gobernadora del Valle por elección popular y lideré los destinos de mi departamento con un gabinete que estaba constituido en más de un 60% por mujeres que estaban en dependencias claves de gobierno. Además, trabajé por el empoderamiento, la autoestima, la autonomía económica y la prevención de la violencia de género.

Pero la lucha ha continuado. Desde el Partido de la U apoyamos el trámite en el Congreso de la actualización del Código Nacional Electoral, y por supuesto, apoyamos en su momento el artículo 83 que incluía la paridad de género en las listas de las corporaciones, al igual que el artículo 234 del código que hace referencia a la violencia política contra las mujeres.

La voz de la mujer se hace sentir en nuestro partido, no sólo hemos trabajado por su empoderamiento político, sino que contamos con 9 congresistas y para las elecciones que acaban de pasar tuvimos inscritas 86 candidatas a Cámara y Senado. Nuestro compromiso es el de impulsar propuestas que permitan a las mujeres alcanzar autonomía económica física y política, con iniciativas en torno a participación económica y acceso a oportunidades, mejores oportunidades en educación, salud sexual, salud reproductiva y derechos contra todo tipo de violencias, así como empoderamiento político y social, para que pierdan el miedo a participar en política.

En mi opinión, el actual proceso electoral que concluirá en mayo próximo, es la oportunidad para que la garantía de los derechos de la mujer esté presente en las agendas de quienes aspiren a alcanzar la presidencia de la república y así avanzar en la consolidación de una sociedad más equitativa.

Más que a celebrar, este mes de la mujer quiero invitar a ponerse en los zapatos de todas aquellas que laboran duramente en el campo; en los zapatos de las madres cabeza de hogar que con amor infinito trabajan y cuidan a sus familias, así como de las que estudian, lideran y luchan por romper paradigmas y construir una mejor sociedad. Mi compromiso es el de seguir trabajando para desterrar las brechas sociales, culturales y económicas que nos impiden vivir en un país más justo y equitativo. Invito a todas las mujeres empoderarnos y seguir luchando por nuestros sueños.

Fuente: https://occidente.co/opinion/columnistas/la-lucha-por-la-equidad-de-genero/

× Únete a mi comunidad digital