fbpx

GESTIÓN DE GOBIERNO

Lo primero que hicimos al llegar a la Gobernación del Valle fue sanear sus finanzas conociendo cuánto y a quién se debía, luego se establecieron controles y seguimiento que permitieran disminuir los gastos y liberar recursos por 376 mil millones de pesos para la inversión en deporte, educación, salud y demás proyectos que mejoraran la calidad de vida de los vallecaucanos, todo proyectado en nuestro Plan de Desarrollo El Valle está en vos.

Cuando se inició el gobierno en el 2016, el departamento tenía deudas por casi un billón de pesos, se empezó a organizar las cuentas para saber a quién y qué debía pagar el Departamento y la mejor forma de hacerlo. Después de este ejercicio, se pagó las acreencias ciertas y exigibles, las cuales a diciembre de 2019 quedaron con un saldo de 39.000 millones de pesos por pagar con recursos del Acuerdo de Reestructuración de Pasivos.

El segundo paso fue modernizar tecnológicamente la parte financiera, se establecieron controles como la creación de la Ventanilla Única de Recaudo (VUR), para que los recursos del pago de impuestos entraran transparentemente; se depuraron los pasivos y se racionalizaron los gastos de funcionamiento, logrando la cifra récord de 27 por ciento, en el indicador de la Ley 617 de 2000, recuperando la categoría especial del Departamento.

Con estas acciones, nuestro Departamento obtuvo el primer lugar a nivel nacional en desempeño fiscal y una calificación de riesgos triple AAA y F1+, a través de la agencia internacional FITCH RATINGS, lo que demuestra solidez en ingresos, sostenibilidad en gastos, liquidez y transparencia en el uso de los recursos públicos. Esta puntuación muestra su saneamiento financiero y lo seguro y confiable que es invertir en el departamento.

La educación fue otra de nuestras prioridades para lo cual implementamos varias estrategias encaminadas a:

Evitar la intervención del Gobierno Nacional. Por incumplimiento en el manejo de los recursos del Sistema General de Participaciones (SGP), la Secretaría corría el riesgo inminente de ser intervenida, lo que exigió un trabajo administrativo riguroso de revisión de la información en materia de acreedores y pagos, entre otras acciones, que permitieron al término del gobierno que la Secretaría de Educación saliera de ese Plan de Desempeño.

Contrarrestar la deserción escolar. Impulsando el programa de alimentación escolar – PAE, con el que beneficiamos a más de 400 mil estudiantes, no sólo para la población estudiantil de primaria hasta el grado séptimo de secundaria, sino también ampliando su alimentación hasta el grado once.

Iniciamos la construcción de 12 colegios diez y dotamos a más de 300 mil estudiantes de 34 municipios con puestos de trabajo, camisas escolares, 268 mil kits escolares, así como la entrega de zapatos para ir a clases, los cuales fueron elaborados por mujeres cabezas de familia en cinco talleres de diferentes municipios del Valle, generando más de 1000 empleos indirectos.

Mejorar la calidad de la educación, certificando y capacitando en competencias básicas a nuestros docentes quienes se encontraban dispersos en el área rural, se les entregó becas para doctorados y maestrías con el fin de obtener una formación de alto nivel.

Formamos a los estudiantes en competencias comunicativas en inglés a través del programa Go Valle, 1500 niños y jóvenes de 9 y 10 de cinco municipios certificados como Buga, Tuluá, Palmira, y Buenaventura se beneficiaron.

Estas estrategias permitieron pasar del puesto 67 al puesto 18 a nivel nacional en calidad educativa, de las 96 secretaría de educación certificadas en el país.

Con el programa ‘Los más porras’ logramos que 245 estudiantes de estratos 0, 1, 2 y 3 con los mejores puntajes en Pruebas Saber 11, se beneficiaran con becas para acceso a la educación superior en la Universidad del Valle. Además de la parte académica, se les brindó acompañamiento psicosocial y apoyo económico en alimentación, vivienda o transporte. Actualizamos 148 instituciones educativas en la elaboración de instrumentos de evaluación tipo Saber, con el fin de que los jóvenes estén preparados para afrontar las pruebas.

Los proyectos educativos de formación rural como el PEER (Plan Especial de Educación Rural) y la implementación de la cátedra de emprendimiento en las 149 instituciones educativas oficiales de los 34 municipios no certificados del Valle, permitieron que los estudiantes crearan iniciativas de emprendimiento que les genere recursos y sean invertidos en nuevas propuestas.

Para reconocer las buenas ideas y fortalecer los proyectos de emprendimiento escolar, hemos entregado insumos y materiales a instituciones educativa. Las tablets para los docentes con contenidos digitales de la cátedra de emprendimiento les permiten simular modelos de negocio a fin de que los estudiantes adquieran las habilidades y destrezas para fortalecerlo con ideas.

Uno de los problemas graves que el Valle del Cauca tenía era su Red Pública Hospitalaria completamente colapsada, con un déficit financiero muy alto y con el principal hospital del suroccidente del país, Hospital Universitario del Valle, ad portas de su liquidación. Los hospitales de Tuluá y Cartago casi cerrados y con muchas dificultades en el Isaías Duarte Cancino de Cali.

Establecer unos acuerdos con las EPS creando un modelo de pago no POS directo a los hospitales públicos a fin de generar caja y mejorar la situación financiera, permitió, como primer logro, la reapertura del hospital de Cartago y en la actualidad contar con una red pública hospitalaria funcionando de manera equilibrada.

Recuperar el HUV, el cual estaba consumido en medio de malas administraciones, problemas de facturación, entrega a particulares de los principales servicios y una nómina demasiados costosa, fue una prioridad. Los servicios de urgencias y las cirugías de alta complejidad estaban suspendidos, el Gobierno nacional tenía lista su liquidación. Ese fue nuestro principal desafío.

Para ello elaboramos un método que hoy es modelo en todo el país: nos acogimos a la Ley 550 “Ley de quiebras” y logramos un fortalecimiento administrativo, implementación de procesos y empezamos una serie de remodelaciones en infraestructura para abrir nuevas camas, pasando de tener 276 a 401.

Se reaperturaron nuevos servicios con nuevas salas de cirugía, lo que nos ha permitido pasar de una facturación de $6 mil millones a $30 mil millones, y hemos obtenido en este último trimestre excedentes por $7 mil millones.

Logramos acondicionar una moderna sala de partos y otra de pospartos; reabrimos la Unidad de Oncología Pediátrica después de casi año y medio de estar cerrada, también se reabrió el primer programa integral de ortogeriatría para reemplazo de cadera y se pasó de 7 a 17 quirófanos con uno exclusivo para los pacientes de la Unidad de Quemados. Así mismo, los pacientes que llegan a urgencias cuentan ahora con una renovada sala y equipos de última tecnología. Logramos pasar de ser un hospital de nivel 2 de mediana complejidad, a los niveles 3 y 4 para la atención de todos los pacientes del suroccidente colombiano.

Humanizamos la atención. Más de 9 mil pacientes se han sido beneficiado con el programa “El HUV está en vos”, mediante el cual los internos encuentran otras posibilidades de vivir su estancia clínica a través de la lúdica, la lectura y la danza. También hemos implementado el aula hospitalaria para que los niños con enfermedades crónicas, que llevan mucho tiempo en el HUV, no dejen de estudiar por su tratamiento y reciban el proceso de escolarización sin interrumpir su año lectivo.

Tomamos la determinación de iniciar el pago a 230 médicos residentes, que son profesionales de la medicina y desempeñan jornadas laborales extensas sin ninguna retribución económica, más allá de la satisfacción que da la vocación de servicio. Nos anticipamos a la ley.

Tenemos los mejores indicadores en salud pública al disminuir embarazos en adolescentes, controlar los efectos de enfermedades como el dengue, zika y chikunguña, y ser pionero en la investigación de la malaria y enfermedades huérfanas.

Desde que inicié mi gestión como gobernadora del Valle del Cauca, tuve como propósito recuperar el liderazgo deportivo del departamento. Soy una convencida de que el deporte potencia habilidades y fomenta valores en una sociedad.

Fue por ello que creamos el programa ‘Valle Oro Puro’, con el que apoyamos a 11.300 deportistas, entre ellos 747 de alto rendimiento. Y logramos devolver el sitial al Valle del Cauca, al convertirnos en los ganadores de los XXI Juegos Deportivos Nacionales y Para Nacionales del Bicentenario 2019, después de 23 años de ausencia en lo más alto del pódium.

Se invirtieron más de 300.000 millones de pesos en programas como Escuelas Deportivas para la Paz, Semilleros Deportivos, Círculos Recreativos, Recreapaz, con los que estimulamos el deporte social, comunitario y formativo, en los 42 municipios del Valle del Cauca.

Entregamos y pusimos en funcionamiento la Villa Deportiva en Cali, para que deportistas de la ciudad y otros municipios del departamento contaran con alojamiento y alimentación y pudieran desarrollar sus prácticas deportivas.

Durante mi gobierno por primera vez el departamento invirtió más de 60.000 millones en obras de infraestructura deportiva para la ciudad de Cali.

Gracias a mi apoyo decidido y a la buena infraestructura en los escenarios deportivos, logramos la sede de los Juegos Panamericanos Junior 2021 y ratificar que el Valle es oro puro.

Uno de los sectores que me motivó a trabajar con todo el corazón fue el arte y la cultura. Durante mi gobierno, nuestro compromiso por fortalecerlos se vio reflejado en su inversión. Pasando de un presupuesto en el 2015 cuando recibimos el gobierno de $5.270 millones a $28.813 millones en el 2019, casi que quintuplicamos nuestros recursos destinados a promover las diversas formas de expresión cultural vallecaucana.

El Plan Departamental de Música, dotó de instrumentos a las bandas en 33 municipios, el concurso ‘Autores Vallecaucanos’, publicó 246 obras y la convocatoria departamental ‘Estímulos’, apoyó 276 proyectos lo que permitió fortalecer las industrias culturales del departamento.

reconocimiento como patrimonio cultural colombiano y como un producto de denominación de origen.

Creamos la Política de Pública de Lectura, Escritura y Oralidad para el departamento y se llevaron actividades a los municipios de lectura y exposiciones los municipios impactando a 6.085 vallecaucanos.

Nuestra riqueza y diversidad cultural fue instalada en los hogares no sólo de la región, sino hacia afuera a través de nuestro canal regional Telepacífico, lo que le mereció el reconocimiento y conquista de 35 premios nacionales e internacionales y 3 nominaciones a los premios de televisión pública en latinoamérica, Premios TAL.

Siempre le he apostado a la paz, una paz que inicia desde los territorios y que sienta sus bases en el desarrollo social y económico de las regiones, por ello estuvo presente como un componente transversal en todas las acciones que implementé durante mi administración como gobernadora de los vallecaucanos.

Con gran satisfacción destaco que gracias al trabajo articulado que adelantamos con organismos internacionales, el gobierno nacional, los gobiernos locales y las personas afectadas por el conflicto logramos construir de manera conjunta con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el Modelo de Gestión Territorial para la Paz, la Reconciliación y la Convivencia.

Se instaló el Consejo Departamental de Paz que dio vida a 23 Consejos Municipales en el Valle del Cauca. Se creó la Mesa Departamental de Participación de Víctimas del Conflicto Armado y se trabajó en la política pública.

Creamos programas como “Mompaz”, “Escuelas Culturales para la Paz”, “Territorios Seguros para la Paz” con los que llegamos a más de 40 mil vallecaucanos en los 42 municipios del Valle del Cauca.

Uno de los sectores que me motivó a trabajar con todo el corazón fue el arte y la cultura. Durante mi gobierno, nuestro compromiso por fortalecerlos se vio reflejado en su inversión. Pasando de un presupuesto en el 2015 cuando recibimos el gobierno de $5.270 millones a $28.813 millones en el 2019, casi que quintuplicamos nuestros recursos destinados a promover las diversas formas de expresión cultural vallecaucana.

El Plan Departamental de Música, dotó de instrumentos a las bandas en 33 municipios, el concurso ‘Autores Vallecaucanos’, publicó 246 obras y la convocatoria departamental ‘Estímulos’, apoyó 276 proyectos lo que permitió fortalecer las industrias culturales del departamento.

Por medio del programa ‘La cultura está en vos’, invertimos 1.776 millones de pesos para cofinanciar 215 proyectos en teatro, música, audiovisuales, bordados, tradiciones orales, culinarias e indígenas.

Centrados en la niñez y los jóvenes creamos las Escuelas Culturales de Paz, para promover espacios de experimentación artística.

Creamos la Mesa Intersectorial de Protección y Promoción del Viche, que propendió por la producción legal de esta bebida ancestral del pacífico, su reconocimiento como patrimonio cultural colombiano y como un producto de denominación de origen.

Creamos la Política de Pública de Lectura, Escritura y Oralidad para el departamento y se llevaron actividades a los municipios de lectura y exposiciones los municipios impactando a 6.085 vallecaucanos.

Nuestra riqueza y diversidad cultural fue instalada en los hogares no sólo de la región, sino hacia afuera a través de nuestro canal regional Telepacífico, lo que le mereció el reconocimiento y conquista de 35 premios nacionales e internacionales y 3 nominaciones a los premios de televisión pública en latinoamérica, Premios TAL.

Lo que nos reafirma como un departamento inmensamente rico en materia cultural por su música, arte y el respeto de su gente por sus tradiciones.

Las políticas y acciones para promover la equidad de género y el bienestar de la mujer para contribuir a una sociedad más justa y equitativa, siempre han ocupado un lugar especial en mi agenda de trabajo.

Uno de los objetivos que me tracé durante la gobernación del Valle del Cauca, fue el de empoderar a la mujer no solo promoviendo su crecimiento personal, sino productivo y con acciones de prevención y protección a su vida.

A través de proyectos de emprendimiento se beneficiaron más de 4.200 vallecaucanas en generación de ingresos y para promover el empleo logramos que empresas que le dieran trabajo a las mujeres víctima de violencia recibieran incentivos especiales.

Creamos el Observatorio de Género (OGEN) que nos permitió conocer la situación real y formular recomendaciones en planes, programas y políticas públicas no solo de mujer sino de la población LGTBIQ.

El ‘Consultorio Rosa’ en el Hospital Universitario del Valle nació en mi gobierno como una estrategia interinstitucional para evitar la re victimización, la impunidad y el restablecimiento inmediato de los derechos de las víctimas. Atendió a 1.780 mujeres quienes recibieron asesoría psicosocial, médica y legal.

Se activaron las Rutas de Atención a la No Violencia contra la Mujer en los 42 municipios del Valle del Cauca y se acondicionaron casas de acogida en los municipios de Buenaventura, Yumbo y Tuluá, donde se protegieron 250 mujeres.

Y como una forma de mediar en la cultura y las creencias de la sociedad, promovimos el programa ‘Nuevas Masculinidades’ a través del cual se capacitaron más de 7.600 policías en temas de género.

× Únete a mi comunidad digital